CAMBIHENARES
CAMBIHENARES
07-05-18

Debido a los múltiples avances en tecnologías eficientes en el uso de los recursos para la producción abundante de energía renovable, el cambio hacia una economía limpia y respetuosa con el clima ya está en camino.



No es sorprendente que, a medida que nos acercamos a esta transición de alcance global, los dinosaurios de la era del combustible fósil estén montando un formidable último hurra. No obstante, al mismo tiempo, el progreso verde está llegando a obstáculos que surgen de su propio éxito.

Como siempre, resolver un conjunto de problemas inevitablemente da lugar a desafíos nuevos e imprevistos. La energía producida mediante energía solar, que en los últimos años se ha convertido en la fuente de energía de más rápido crecimiento, se topa con la barrera de cómo almacenar, transmitir y utilizar de manera eficiente toda la luz solar capturada cuando y donde sea necesaria. 

El boom de las ventas de automóviles eléctricos está desencadenando una lucha mundial por minerales como el estaño, el tungsteno y el coltán que, entre otras cosas, se utilizan en baterías de iones de litio para mejorar la eficiencia y la durabilidad. Junto con el cobalto son el "aceite" de la era de la energía renovable.   Durante el curso de industrialización de los últimos siglos, los costos externos de la destrucción del medio ambiente no se registraron en el balance general del progreso. Ahora, la reparación ecológica está generando sus propias externalidades, una de las cuales es la interrupción de los medios de subsistencia locales que implica la limpieza del planeta. Para los ecologistas profundos, incluso la integración exitosa del lenguaje de "sostenibilidad" en el léxico del crecimiento resulta tener un valor limitado, ya que la diversidad integral de nuestros ecosistemas sigue en peligro. 

Ahora ya sabemos que la energía solar a escala global es esencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y evitar un cambio climático que resultaría catastrófico para la humanidad. Pero, dicho esto, resulta preocupante el acelerado dominio de la industria convencional y que ésta pueda no sólo socavar tales expectativas, sino adueñarse de las nuevas tecnología verdes a golpe de talonario. Hay también señales tempranas preocupantes de que la industria de la energía solar cada vez más poderosa y su coalición de aliados podría no presionar para que las políticas necesarias para que la energía solar y otras fuentes de energía limpias dominen los futuros sistemas eléctricos. Las facciones en la industria solar se centran en políticas que benefician estrechamente a las empresas en el corto plazo, como los subsidios para el despliegue de barreras solares o comerciales para apuntalar la fabricación nacional. Y los aliados políticos de esta industria, como los grupos ecologistas, a menudo presionan contra otras fuentes limpias de energía. 

Pero si la industria solar espera asegurarse que la energía solar siga creciendo, no solo el próximo año sino en las próximas décadas, tendrá que sacudir sus defensas y alianzas y comenzar a respaldar políticas sistémicas para crear un sistema energético flexible y diverso.

Los subsidios propugnados correctamente en el pasado y que permitieron despegar la industria solar ya no se necesitan en lo que se ha convertido en una industria competitiva en costos, ya que en realidad pueden ralentizar las reducciones de costos de la energía solar al distorsionar las señales del precio del mercado. También irían en contra de las barreras comerciales que protegerían a la industria nacional, pero ralentizaría la expansión de la energía solar competitiva al aumentar los costos de los paneles y su instalación. El nuevo desafío para la energía solar en el futuro tiene menos que ver con la producción que con la capacidad de almacenamiento en baterías y la flexibilidad integrada de la red de transmisión para mantener un suministro fiable y oportuno. Los grupos ecologistas deben reconocer de forma realista la necesidad de un suministro mixto de energía limpia, incluidas las centrales nucleares. 

En Kachuba, al este del Congo, debemos denunciar las condiciones rudimentarias y explotadoras de los mineros congoleños que extraen los minerales que están bajo creciente demanda global para su uso en teléfonos celulares y computadoras, así como para las baterías y paneles solares de las energías renovables. Aunque los EE.UU., la Unión Europea y China han tratado de asegurar que solo los minerales "libres de conflicto" lleguen a los fundidores y fábricas que fabrican los componentes utilizados en productos de consumo, la realidad de la certificación sobre el terreno es caótica y desigual, si no fraudulenta.

La conciencia ambiental recién descubierta de China, respaldada con políticas fuertes, es alabada con acierto en todo el mundo. Sin embargo, el cambio repentino e irregular hacia una "civilización ecológica" a partir de un modelo de rápido crecimiento industrial a toda costa no será fácil, ya que las compensaciones comerciales consiguientes se harán evidentes. Los visitantes habituales de Pekín comentan lo rápido que el smog ha cedido el paso a los cielos azules. Esto se debe en gran parte al hecho de que el gobierno limita la producción de fábricas de acero contaminantes en la región próxima a la gran capital. Sin embargo, resulta que una política exitosa solo ha cambiado la producción a otras áreas del país que carecen de regulaciones ambientales similares, exportando la contaminación allí e incluso aumentando la producción total de acero. 

Por ello, es preciso un nuevo giro hacia la ecología profunda que vaya más allá del eslogan actual de la sostenibilidad. “Sostenibilidad” puede ser un objetivo digno, pero la palabra se ha convertido en un cliché, ahora típicamente implementado en su forma adverbial para modificar varias actividades que explotan la naturaleza como 'tala' y 'pesca' o el "desarrollo total". Así que dejemos de hablar de "sostenible" esto o aquello y nos enfrentemos a la pregunta general sobre el futuro: ¿podemos crear una civilización duradera en la que los humanos se conviertan en buenos vecinos en una comunidad del planeta Tierra? Donde nuestra sociedad esté inserta en una matriz de naturaleza virgen que permita que todas las criaturas, desde los microorganismos hasta las ballenas azules, tengan libertad para buscar la felicidad y criar a su progenie en un hábitat seguro. 

El camino hacia ese floreciente futuro para la diversidad de la vida es ayudando a que la naturaleza se recupere al devolver especies y procesos desaparecidos en partes del planeta donde han sido eliminados o disminuidos por la actividad humana. Sólo si afrontamos estos desafíos la civilización humana se reconciliará con el ecosistema que lo nutre, reconociendo con ello el daño que le hemos hecho. Son el tipo de problemas que deberíamos tener en nuestra agenda, ya que surgen solo después de haber llegado tan lejos en la explotación de los recursos naturales.


comments powered by Disqus
© Copyright 2016-2018, All Rights Reserved , www.cambihenares.es , C/Teniente Ruiz,10 – Alcalá de Henares (Madrid). Tel. 646 934 084 Email: [email protected]